El número de personas que buscan vivienda en cooperativa aumenta en un año

En Inmobiliaria El Boalo sabemos que la cooperativa de viviendas da soluciones a un porcentaje alto de ciudadanos que no cuentan con poder adquisitivo para comprar vivienda ni alquilar por la subida de los precios en los últimos años, focalizando esta demanda por parte de jóvenes. Para LACOOOPEstudios, la mayoría de tales colectivos están en una encrucijada porque “se cansan de pagar una renta que, en muchos casos, igualaría a una hipoteca”.

Tradicionalmente, una cooperativa de viviendas era la asociación de personas que comparten la necesidad de acceder a una vivienda y se unen, sin ánimo de lucro, para conseguirla en las mejores condiciones de calidad y precio. Ahora, y como resultado de la crisis, lo habitual es que las gestoras de cooperativas pongan los “ingredientes” necesarios para promover en cooperativa. También hay beneficios fiscales. Actualmente sólo las cooperativas de viviendas de Protección Oficial están exentas del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD), de todos los actos de este tipo. Lo que supone un ahorro muy importante en los costes. Y en algunos municipios tiene reducida la cuota del IAE (Impuesto de Actividades Económicas).

En Inmobiliaria El Boalo sabemos que el perfil de las personas dispuestas a adquirir una vivienda en régimen de cooperativa procede en un 67,8 % de mujeres y 6 de cada 10 usuarios tienen entre 25 y 34 años, según los datos extraídos por LACOOOP, recogido por Europa Press. “El perfil del comprador de vivienda en régimen de cooperativa ha cambiado en los últimos años. En 2019 era más joven, con una media de edad de 29 años y con una capacidad económica más baja, de 180.000 euros de media. A raíz de la pandemia, ha habido una transformación y tanto la edad como el presupuesto han subido. La gente ha visto en las cooperativas, debido al ahorro y la calidad, la oportunidad de hacer un upgrade de casa”, explica Mónica Abril, responsable de LACOOOPEstudios.